domingo, 12 de agosto de 2012

Nuevos valores para masas

¿Quién vive en un piso en el fonde del mar?




Este simpático personaje es un cuidadano corriente que vive en un piso. Trabaja de cocinero en el trabajo que todos deseamos, una hamburguesería. Pero a diferencia de otras historias estadounidensese, no es un gran triunfador que trabaje de comercial o publicista ni tampoco un empresario o autónomo que trabaje por cuenta propia, sino un empleado. En su trabajo convive con su jefe y con su compañero, un viejo gruñón y cotilla que le critica, poniendo un granito de energía negativa en su alegre existencia.

En el terreno personal, su mejor amigo es toda una estrella, un bobo simplón con el que comparte horas muertas y aficiones estériles. Siendo tan afines sus ratos de ocio son tremendamente alegres.

Y es que en el mundo globalizado de la actualidad ya no se quiere resaltar la ambición por el dinero o una posición social, sino el conformismo de una vida mediocre y sin futuro, con una felicidad narcótica por lo mundano.

Un simbolismo adicional: Es muy difícil apretar un cinturón rectangular. Mucho más práctico es cuando hay que bajarse los pantalones.

4 comentarios:

  1. Aquest paràgraf: "Y es que en el mundo globalizado de la actualidad ya no se quiere resaltar la ambición por el dinero o una posición social, sino el CONFORMISMO de una vida mediocre y sin futuro, con una felicidad narcótica por lo mundano." resumeix el contingut del teu article de forma mestra.

    Els perills del conformisme no venen de la senzillesa i l'austeritat en una vida sense excesos de cap mena, sinó del convenciment d'un canvi per al canvi sense haver entès les causes que l'han provocat, si realment és necessari aquest canvi en el sentit en què se'ns "aconsella" que és necessari i l'objectiu que aquest canvi persegueix en el terreny personal. En aquest sentit, penso que cap canvi aparent acaba servint de gran cosa sense gaudir d'un recolzament moral que transcendeixi al component ideològic.

    Kveðja, náungi!

    ResponderEliminar
  2. Qué mal han hecho algunas series a la infancia, que se lo digan a Iker Jimenez con Scooby doo...

    Creo que coincido (por lo que he entendido de Poblelsubmis, que no hablo catalán desgraciadamente) con el comentario anterior, no es muchas veces conformarte con lo que la vida te da, sino en el necesitar poco para ser feliz, que tu vida dependa más de ti que de tu circunstancia. Besotes

    ResponderEliminar
  3. M'ha agradat la lectura que fas de la sèrie, però cal estar atents a tendències inoculades pel poder, com pensar que la recerca dels diners o la posició social puguen ser l'ideal al que aspirar. Supose que ho he de llegir en clau d'ironia. Un besot, estimat elf :) Y a los demás también, guapísima Hellen. Muah!!

    ResponderEliminar
  4. Oi que de vegades sembla que una mà oculta intenti teledirigir-nos, poble insumís?

    Has entendido bien Hellen!! Diógenes es una opción siempre que sea voluntario.

    I com m'agrada que no et prenguis el blog al peu de la lletra, xati.

    Un beso para todos.

    ResponderEliminar