lunes, 30 de diciembre de 2013

PP: buscándole el sentido


  • PaPa: patata
  • PaPe: zapato
  • PaPi: papá, cariñosamente
  • PaPo: buche
  • PaPú: oriundo de Papúa

  • PePa: simiente
  • PePe: melón verde
  • PePi: Josefa, cariñosamente
  • PePo: chupete
  • PePú: planta

  • PiPa: utensilio para fumar
  • PiPe: hermano
  • PiPí: micción
  • PiPo: botijo
  • PiPu: palabra de Gatchán

  • PoPa: parte trasera de un barco
  • PoPe: sacerdote ortodoxo
  • PoPi: desprecié
  • PoPo: desprecio
  • PoPu: NO TIENE SENTIDO

  • PuPa: herida
  • PuPé: transformé en larva
  • PuPi: NO TIENE SENTIDO
  • PuPo: ombligo
  • PuPu: ombligo

  • De lo que se deduce, que ni todo lo que se puede decir con PP tiene sentido, ni todo significa lo que parece.
si nos empeñamos en dar sentido a lo que no lo tiene, el resultado no es de utilidad. 

martes, 29 de octubre de 2013

PANCATALANISMO


De entre todas las tendencias de propaganda mediática, se abre paso el concepto del pancatalanismo. Consiste en la apología de partir un trozo de pan en dos, separar sus mitades y untarlas bien de manera que al menos una de sus caras quede estriada de rojo pasión sobre un fondo de humor amarillo.

Las mesas redondas tienen numerosos detractores del pancatalanismo. Es raro encontrar partidarios, ya que la mayoría de adeptos a la causa pancatalanista no la reconocen como tal, sino que la encuentran una práctica tradicional y lógica que no merece ni ser etiquetada para ser discutida. Un debate bien dirigido es aquel en el que los detractores discuten entre las distintas combinaciones de mermeladas, sobre la cantidad de franjas rojas que caben en la rebanada o sobre si es necesario institucionalizar la unción mantequillosa. También es común discutir si es adecuado aumentar la gama básica de colores mediante otros sabores de mermeladas, como la de arándano estrellado, tan popular tono de azul últimamente. Puen llegar a proponerse opciones tan radicalmente innovadoras como el uso del verde monocromo, siempre que haya educación de por medio. Las discusiones en este contexto son en general provechosas.

Los debates pancatalanistas mal dirigidos se convierten en una merienda de negros de pesada digestión. Ya que el término fue acuñado por detractores, hay una cierta tendencia a no cortar rebanadas de pan, sino a esconder el cuchillo y a pasarse la barra de pan de mano en mano hasta que se endurezca y adquiera un sabor rancio. Este tipo de mesas de debate suelen acabar ocupadas por un predicador/detractor y sus secuaces, que son la mayoría e invitan a una pequeña minoría a la que se encargan de poner en su sitio a golpe de pan andurecido. Tal es el poder de una democracia bien dirigida ¡que nos sirve de gran provecho!

Probad el pancatalanismo, la última tendencia apta para taguear en cualquier red social! El nuevo tsunami mediático: fem-ne via!




Y para todos aquellos que tras leer el artículo sigan planteándose si el pancatalanismo es bueno o malo, se les invita a echar un segundo vistazo a la foto que enccabeza este artículo. Nótese que en el plato también hay migajas.

jueves, 20 de junio de 2013

Próceres denostados (II)

Blas de Lezo




Su obra


Este desconocido comandante naval con nombre de teleñeco y de origen vasco, como todos los grandes marinos del reino de Castilla, se destacó desde su juventud por sus dotes de mando y su magnífica visión estratégica.

Sus hazañas comprenden la caza de corsarios, la pacificación del mediterráneo, y las victorias navales aplastantes.

Pero su obra maestra fue sin duda la defensa de la ciudad de Cartagena de Indias, contra la superioridad numérica de la flota naval inglesa. Con tan sólo 6 barcos, 3000 soldados, 600 indios y 6 fuertes, logró vencer a las fuerzas atacantes que se componían de 195 barcos de guerra y 29000 soldados.

De esta manera los ingleses supervivientes volvieron a su tierra con la vergüenza de una derrota que habían anunciado precipitadamente como una victoria total con bajas mínimas.



Su premio



Su bravura le pasó factura física: la armada anglo-holandesa le obligó a cambiar una pierna por una pata de palo, los italianos le vaciaron un ojo y los catalanes llegaron a mutilarle una mano. Como pago a sus servicios y sin amigos influyentes en la corte, fue relegado a una comandancia en las colonias americanas, sin contactos, ni posibilidades de promoción, ni recursos materiales.

Quiso el destino que su mayor hazaña, la defensa de Cartagena de Indias, fuera la guinda con la que coronar su desgracia, puesto que por envidia y para ocultar su incompetencia, la heroicidad fue transmitida falsamente a la corte para mantenerlo relegado de la posición social que se había ganado a pulso.

Ni siquiera los derrotados ingleses le dieron mérito alguno, por una parte interesados en ratificar el falso encumbramiento de su falso héroe inglés, y por el otro para no dañar la imagen de potencia naval.

Así, mientras el comandante inglés fue enterrado por todo lo alto y pudo pagar al barquero con una moneda acuñada en su honor, este vasco bajito, mutilado y sin dotes diplomáticas que fue enterrado en algún lugar ignoto despojado de su rango y aún pendiente de comparecer en un consejo de guerra, tuvo que esperar hasta que en el sXXI, los medios de comunicación de la derecha lo convirtieran en uno de los héroes de España, quizás sin olvidar que luchó a favor de la corona de Castilla en contra de la corona de Aragón hacia el 1714... en esa fecha señalada que todos los españoles recordamos como el día del atentado a las torres gemelas.