jueves, 3 de diciembre de 2009

Disfunción eréctil

El tiempo no perdona el paso de los años y la democracia envejece hasta conocer la disfunción eréctil como paso previo a la infidelidad. Podéis reconocerla por los siguientes síntomas:

Las grandes figuras pasan a ser figurativas.



La expectación decae. El público pierde interés por unas erecciones que tienen resultados cada vez más efímeros e insatisfactorios.

deposite su voto aqui


Los intentos de la derecha por promover el interés no dan buenos resultados. Por mucha agitación que haya y por muy férreos que sean sus candidatos... cada vez tienden más a la izquierda.

manifestación antiabortista

La izquierda, que era la nueva sensación, inexperta y con empuje, sigue mostrandose torpe e ineficaz. Pero ahora se acúcia su nefasta actuación, al tiempo que sus miembros se decantan hacia la derecha.

Es fácil escribir un 8 donde había un 6 sin que se note



En realidad podría esperarse una incursión hacia el centro, pero para eso habría que apollarse como hay debido y falta la sangre de la juventud en las venas. E ideales que nunca deberían haberse vendido al capital.

Producto ecológico, hecho con arcoiris de verdad



Sí, sabemos que constantemente reclaman nuestro interés con sus programas...


novelas negras....


cuentos de hadas...


cifras y letras


y como siempre panem et circem




Recientemente hay una nueva concubina. Esa a que algunos llaman Europa. Joven. Codiciada. Ingobernable. Pero en lugar de revitalizar el interés, todas las viejas glorias le han entrado con viejas costumbres y maneras tradicionales. La joven Europa conoce bien el concepto izquierda y derecha, las manos codiciosas y arrugadas que la acarician. Pero aquellos más interesados en contar con ella apenas son informados de su existencia y sus posibilidades. Porque con dos manos es posible ordeñar la vaca, ahora llamada Euro*, y no interesa el bien común ni un proyecto de futuro.


NECESITAMOS VIAGRA
¿Pero qué es la viagra?


*Euro, anteriormente llamada ECU, con una pronunciación muy parecida a Kuh, que significa vaca en Alemán. De hecho el nombre de la moneda se cambió a petición de Alemania quien no quería pagar en vacas.