jueves, 27 de octubre de 2011

Visión empresarial

Hola niños y niñas, soy CC.OO.
Y hoy os voy a explicar qué es una empresa desde el punto de vista sindicalista.


Una empresa es un capital privado establecido en un territorio concreto (=hormigón) que paga salarios injustos a las buenas gentes. Y ahora vais a ver la diferencia entre "empresa" y "empresario":




Esto es una EMPRESA
(Que no un avispero)




Esto es un EMPRESARIO
(Muchos de los que han participado aquí ha dicho ser empresarios)


El objetivo de todos los obreros es medrar y aspirar a un sueldo decente a cambio de un trabajo razonable. Lo que pasa, oh amiguitos, es que el empresario cruel y de corazón negro intenta ratear el sueldo de sus trabajadores para obtener un beneficio mayor.


En algunas empresas (o avisperos) los sufridos trabajadores logran organizarse y exigir sus bien merecidos derechos. Pero en otras, desafortunadamente, el empresario es lo bastante avispado como para acogotar a los trabajadores y exprimirlos al máximo por muy poco.


El gobierno, siempre tan afín a sus votantes y mecenas, instaura crisis planificadas cada 10 años para regular el mercado laboral, con ciclos de superhábit, donde el país va magníficamente pero los sueldos nos se suben, a menos que seas empresario o más vivillo que el empresario.


Y es por eso, niños y niñas, que es muy importante formar un sindicato en vuestra empresa. No importa si conseguís un trato justo para vuestros compañeros, pero disfrutaréis de reducciones de jornada y de cierta inmunidad ante los despidos.

sábado, 8 de octubre de 2011

Dark orbit

El juego web llamado Dark Orbit hace honor a su nombre real, chicle oscuro, ya que es un correoso y enganchoso juego que aporta poco más que 5 minutos de diversión en cad conexión.

Externamente, con una imagen muy buena y una publicidad superior, hace caer a sus redes a los incautos que esperan encontrar el juego web gratis definitivo. Pero no. Es gratis, sí, pero las continuas referencias al uridium, ventanas emergentes y limitaciones en material pronto hacen patente que o pagas o mejor te dedicas a otra cosa.
Puedes conseguir uridium sin pagar dinero real. Para conseguir uridium gratis el mejor método es conectarse cada día de forma continuada, con lo que el bono acumulable te premia con 200 unidades de oro cósmico. Otro método más lento e ineficaz es vagar por el cosmos y recoger bonificaciones (puntitos dorados), entre las cuales hay créditos. A este ritmo hacen falta unos 400 días (más de un año) para conseguir una nave que impida que te maten en 2 segundos.
Por suerte, para jugar al chicle oscuro, no hay que instalar nada, así que si estás solo y abandonado en un hotel por trabajo, puedes aprovechar al máximo tus 5 minutos de gloria. ¿Por qué una partida dura tan poco? En parte es debido al execrable clan de jugadores internautas que se dedican a aplastar a los novatos en las pantallas de bajo nivel y en parte por la inutilidad de los programadores que no han caído en limitar este abuso. Teóricamente el juego está diseñado para que haya pantallas en las que los jugadores se maten los unos contra los otros, pero en realidad, a cierto nivel esta restricción se levanta y los jugadores con menos de 2 años de juego que no gasten uridium se ven abocados a comprar un camuflaje y recoger bonificacioes sin a treverse a combatir por miedo a ser aniquilados.

Como en una partida de D&D, la muerte sólo es un inconveniente superable con dinero. En el caso de chicle oscuro, sólo créditos, bastante fáciles de conseguir en el juego y sin pagar dinero real. Por eso, y mientras queden créditos, puedes reconstruir la nave una y otra vez, hasta que llegues al convencimiento, que mejor te gastas 10€ en un juego de verdad y lo sejas estar.

Por cierto, este juego trata de que tienes una nave espacial y de poner a prueba tu habilidad con dos comandos básicos: Un clic (botón izquierdo del ratón) pra moverte a la zona del espacio que quieras. Doble clic (también botón izquierdo del ratón) para atacar a la nave objetivo. Hay más cosas a hacer en el juego, pero por sí solas, aburren.