domingo, 12 de agosto de 2012

Nuevos valores para masas

¿Quién vive en un piso en el fonde del mar?




Este simpático personaje es un cuidadano corriente que vive en un piso. Trabaja de cocinero en el trabajo que todos deseamos, una hamburguesería. Pero a diferencia de otras historias estadounidensese, no es un gran triunfador que trabaje de comercial o publicista ni tampoco un empresario o autónomo que trabaje por cuenta propia, sino un empleado. En su trabajo convive con su jefe y con su compañero, un viejo gruñón y cotilla que le critica, poniendo un granito de energía negativa en su alegre existencia.

En el terreno personal, su mejor amigo es toda una estrella, un bobo simplón con el que comparte horas muertas y aficiones estériles. Siendo tan afines sus ratos de ocio son tremendamente alegres.

Y es que en el mundo globalizado de la actualidad ya no se quiere resaltar la ambición por el dinero o una posición social, sino el conformismo de una vida mediocre y sin futuro, con una felicidad narcótica por lo mundano.

Un simbolismo adicional: Es muy difícil apretar un cinturón rectangular. Mucho más práctico es cuando hay que bajarse los pantalones.