jueves, 28 de enero de 2010

Mal-y-decencia

Tú, aquél que juegas con las palabras; Las sopesas con ligereza y las lanzas a distancia o las clavas por la espalda, entre costilla y costilla ahí donde el pulmón queda perforado y el aire se escapa. Así silencias a tus víctimas, que aunque gritan no se las oye.


Tú, aquél que confundes a la gente que te rodea; Los débiles de espíritu ríen contigo tus palabras viperinas. Les engañas para que las muecas de dolor parezcan bromas y aumenten el escarnio y la chanza cerrando la trampa entorno a tus víctimas.


Tú, aquél que trazas un círculo maldito alrededor de tu objetivo; tu magia negra crea un vórtice oscuro de miseria que engulle la felicidad y sume a tu blanco en una espiral de depresión. Sin una mano amiga que le ayude a salir a flote.


Tú, aquél que te creces con las miserias ajenas; anulas todo lo bueno que hay en los demás y que nunca serás capaz de superar y ni siquera emular. Sólo puedes realizarte contemplando a quienes son más infelices que tú, y más aún aquellos que lo son por tu culpa.




¿Por qué te sientes engañado, confuso y contrariado cuando descubres que alguien te ha pagado con tu propia moneda? Te engañaste al pensar que el mal no se podría volver contra ti. Te refugiaste en la ilusión de la invulnerabilidad, apoyado por tus marionetas, sin calcular que cuando los hilos cambian de manos tu única opción es la huida o la reconversión. En ese momento, ¿cómo actuaste? ¿Buscaste un nuevo ejército de títeres o te convertiste en un espantapájaros, vacío por dentro y nuevamente con sonrisa eterna?


Busca una excusa plausible que te reconcilie con tu público y justifique tus actos.
Eres un esclavo del equilibrio cósmico; la dama ciega te ha encontrado y te está atravesando con su espada justiciera. Y si no lo ha hecho aún, es cuestión de tiempo.
Tú, eres un individuo sin rostro. Y en ti todos vemos a alguien conocido.
Algunos de nosotros nos regocijamos con tu caída. Otros simplemente te apartamos como a un perro con una patada y seguimos nuestro camino.


Gimotea. Solloza. Lloriquea. Llora. Aflígete. Padece. Sufre. Agoniza. Sucumbe. Perece. Muere. Extínguete y cae en el olvido. No nos importas.


lunes, 11 de enero de 2010

¡No me raYes!

Los Estados Unidos de Norte América vuelven a sorprender a las masas con unos cuantos N·m más a la libertad individual con el nuevo escáner corporal. Parece una idea sacada de películas futuristas... como por ejemplo desafío total.

¿Escáner corporal? Se parece mucho a una máquina de rayos X.




Muchos de vosotros habéis visto máquinas de rayos X en el hospital, junto a carteles de advertencia. Su funcionamiento básico es sencillo: emiten unas ondas con una longitud de onda ajustable, que es capaz de atravesarnos como a pinchos morunos cósmicos. La estadística muestra que las radiaciones que atraviesan a los seres humanos tienden a producir cáncer y malformaciones en el feto. Ante ello se puede pensar:

- Los seres humanos están constantemente sometidos a agentes cancerígenos y no por ello mueren. Un poco más no se va a notar.
- El vacío legal consiste en no poder asegurar que esa fue la causa del cáncer del afectado y futuro cadáver.
- Malformaciones en feto; son ideales para reducir la tasa de natalidad de un planeta superpoblado. Además las madres que pierden a sus hijos dan trabajo a los psicólogos, mientras que aquellas que los alumbran con deformidades dan trabajo a los educadores sociales especializados.
- Con los nuevos escáneres corporales los mirones, viciosos y pervertidos encontrarán una nueva vocación trabajando de guardias de control de aeropuertos.
- La libertad individual es un lujo del que podemos prescindir.




Pero de cualquier manera, ¿quién cree en la estadística?
Así que el debate sobre seguridad en aeropuertos cruza el atlántico para recaer como una pesada carga sobre los hombros de nuestros representates europeos. Algunos de ellos aceptan inmediatamente la idea, ya que:

1. No tienen ideas propias
2. Son temerosos a las posibles críticas de la opinión pública, ya que si no incorporan este nuevo sistema pueden ocurrir atentados terroristas, lo que representaría votos negativos...
3. ¿Cómo explicar que sus compatriotas son sometidos a tal trato al viajar a los EE.UU. pero los estadounidenses no lo son al venir a Europa?

Y mientras, España se encoge de hombros y espera a que los demás decidan para acatar. No, si el espíritu europeo se manifiesta en las ocasiones más insospechadas...



Así que estos días se está debatiendo si implantar una medida más de molestar al pobre turista. Al hombre de negocios, también, pero él al menos cobra por soportar vejaciones y en cambio el turista, paga. Al fin y al cabo el turismo no beneficia a nadie. Bueno, a nadie que no tenga un castillo en ruinas y lo haya reconstruido, a nadie que tenga una patrimonio eclesiástico visitable, a nadie que tenga negocios en la playa, a nadie que no tenga hoteles.



Toda esta cortina de humo se extiende para tapar un defecto mucho mayor: los sistemas de espionaje están demostrando ser poco eficaces contra el terrorismo internacional.