jueves, 27 de octubre de 2011

Visión empresarial

Hola niños y niñas, soy CC.OO.
Y hoy os voy a explicar qué es una empresa desde el punto de vista sindicalista.


Una empresa es un capital privado establecido en un territorio concreto (=hormigón) que paga salarios injustos a las buenas gentes. Y ahora vais a ver la diferencia entre "empresa" y "empresario":




Esto es una EMPRESA
(Que no un avispero)




Esto es un EMPRESARIO
(Muchos de los que han participado aquí ha dicho ser empresarios)


El objetivo de todos los obreros es medrar y aspirar a un sueldo decente a cambio de un trabajo razonable. Lo que pasa, oh amiguitos, es que el empresario cruel y de corazón negro intenta ratear el sueldo de sus trabajadores para obtener un beneficio mayor.


En algunas empresas (o avisperos) los sufridos trabajadores logran organizarse y exigir sus bien merecidos derechos. Pero en otras, desafortunadamente, el empresario es lo bastante avispado como para acogotar a los trabajadores y exprimirlos al máximo por muy poco.


El gobierno, siempre tan afín a sus votantes y mecenas, instaura crisis planificadas cada 10 años para regular el mercado laboral, con ciclos de superhábit, donde el país va magníficamente pero los sueldos nos se suben, a menos que seas empresario o más vivillo que el empresario.


Y es por eso, niños y niñas, que es muy importante formar un sindicato en vuestra empresa. No importa si conseguís un trato justo para vuestros compañeros, pero disfrutaréis de reducciones de jornada y de cierta inmunidad ante los despidos.

7 comentarios:

  1. A ver, es un post algo tendencioso pero si que es verdad que en España los sindicatos cada vez nos representan menos, mucho liberado sindical no hace ni el huevo y mucho empresario sí se aprovecha de la crisis para que eches horas, pagarte en negro y despedirte por 4 duros y eso es verdad de la buena.

    Pero vamos, que ni todos moros, ni todos cristianos.

    ResponderEliminar
  2. Salaam alekum, reina del hielo. Bienvenida sea tu capacidad de síntesis. Por desgracia no he tenido la oportunidad ni de trabajar con sindicalistas honrados (aunque los haya) ni con empresarios razonables (aunque los haya). Supongo que en ese tipo de empresas hay poca rotación y es difícil entrar.

    ¡Salud y pesetas!

    ResponderEliminar
  3. Hombre, yo no sé como serán tus empresas Querdelf de mis amores, las mias tampoco eran para tirar confettis de colores, pero está claro que si el avispero no exige a ciertas abejas que trabajen defendiendo la colmena, eso es un nido de zánganos. Las trabajadoras sociales estamos jodidas, pero exigimos mucho a nuestros representantes sindicalistas, porque lo que nos faltaba, y cuando no, nos quejamos al superior del sindicato, y nos lo cambian,asi que yo que tu, me quejaria con mis compañeros de curro, que es muy sana costumbre. Muases

    ResponderEliminar
  4. Molt bo el comentari i l'article!
    M'encanta la metàfora de les vespes perquè li escau molt bé. De fet hi ha un estudi que assegura que les ones dels telèfons mòbils afecten el comportament de les abelles (que no les vespes). Això explicaria que a tots ens "obliguin" a viure enganxats a aquests aparells. Així quedem mig estabornits i no ens enterem de res quan els borinots ens exploten.

    Corc

    ResponderEliminar
  5. Puedo aceptar tanto un cierto nivel de presión para mantener el rendimiento a un nivel razonble como el uso de cadenas y látigos para construir pirámides pero ¿es la punta de la pirámide que estamos construyendo la cumbre de nuestras aspiraciones como sociedad?

    Enlazando la preocupación de Corc, és possible que la punta de la piràmide permeti la instal·lació d'una gran antena de telefonia mòbil? Els avantatges serien evidents des del punt de vista empresarial.

    Gracias por vuestros comentarios y por la atenta lectura.

    ResponderEliminar
  6. N. del A.: Perdón por la no inclusión de una foto del teleñeco Coco al inicio del post.

    ResponderEliminar
  7. El sindicalisme de barricada i d'afiliats va donat pas al sindicalisme de subvenció de mariscada, prebendes i alliberats del seu lloc de treball parasitant del sistema. He tingut la sort de conèixer alliberats sindicals en claustres d'escoles parlant, literalment, d'un suposat compromís sindical per la preservació de provilegis de classe (el sindicalisme funcionarial), enmig d'un corporativisme fastigós. Encara recordo com, cap allà al mes de maig, en un d'aquests claustres i davant tant del representant de CCOO com de 30 docents la major par dels quals habitants dels móns de Yupi, vaig llegir en veu alta un dels articles globalment més antisistema, en el quals els sindicats en sortien d'allò més esquitxats. Encara recordo el silenci d'uns 5 segons que es va fer a la sala abans que 38 de les 40 persones allà presents s'indignessin a no aplaudir, ;-) . Un altre tema apart és el que mereixen els empresaures d'aquest país, explotadors en la seva majoria en aquest desequilibri de què parles pel qual el treballador de l'empresa privada gairebé sempre acaba treballant més del raonable per un salari inferior al digne. Això a l'empresa pública en vies d'extinció encara no passa. Ara bé, com ha de funcionar bé un tipus d'empresa com la pública en què els treballadors són números, carn d'oposició, el salari dels quals està en funció de l'antiguitat dinosàuria en lloc de la seva formació personal, del seu currículum vital i laboral, etc.? Jo ja he fet una aposta vital de no presentar-me a cap plaça d'oposició convocada per l'administració d'aquest país de paràsits, xoriços i corruptes.

    Anem malament, estimat Querdelf, i pitjor que anirem, mentre la societat continuï sense adonar-se de què collons està passant.

    Salut!

    ResponderEliminar