sábado, 18 de diciembre de 2010

Parangones de la tecnología (II)

LA MANTA

Prodigioso y sencillo artículo, que nos mantiene calientes cuando hace frío, nos oculta cuando tenemos miedo, nos disfraza cuando queremos pasar desapercibidos y nos ayuda en ventas ilegales.

La manta en su forma primitiva era la piel curada de un animal. Actualmente y gracias a la presión mediática de decenas de personas que se tumban en el suelo ensangrentadas, la manta suele ser sintética.

La propiedad de mantener el calor corporal se basa en la complicada teoría de la transferencia del calor, que el ser humano primitivo hizo suya de manera experimental. Y es que precisamente la cámara de aire que crean los pelos del animal, combinado con la poca permeabilidad del cuero, impide que el calor corporal se disipe rápidamente, creando un halo térmico en torno al individuo.

Por esta razón, la manta actual está creada por fibras sintéticas en forma de pelo. La idea sigue siendo arropar al individuo. Y es que la manta da seguridad y mantiene ocultas las vergüenzas, pese a que las vergüenzas sean motivo de gozo. Si la manta la usase un quinto, la tendencia sería desarroparle violentamente. Quizá por eso los políticos de capa caída brindan con botellines de cerveza sin quererlo.

Hemos dicho que la manta disfraza. A lo largo de la historia, numerosos personajes se han disfrazado. Los antiguos mayas, por ejemplo, hacían el amor envueltos en una manta. La castañera usaba una manta. Bin laden está oculto bajo una manta. Y muchos otros Bin Landen de este país también.

Desempeña también un papel importante entre aquellos sin papeles y aquellos que no pueden tomar cartas en el asunto, siendo su sustento y en ocasiones su abrigo. Un sustento de película.

No podríamos olvidar su modelo eléctrico, en el que el elemento principal para seguir la corriente es el enchufe. Aquí es donde Joule causa todo su efecto, mostrándose un poco irresistible.

Pero sin duda, hay que destacar la adaptación del diseño de la manta al sistema de producción industrial. El tramado es capaz de hacerse con tan sólo dos hilos. Cuando se desea más esponjosidad, uno de los hilos queda parcialmente suelto y trabado simulando la fibra natural. No es de extrañar que con tantas facilidades, las tramas se compliquen. Así, capa sobre capa, es cómo se da forma a un tupido velo.

7 comentarios:

  1. Y después se ha acolchado tomando el nombre de edredon, momento en que los de la razón te la imprimen con princesas disney y te la regalan. Sin par! Besis

    ResponderEliminar
  2. Elfo mio, te superas!!!! eso si... serás somiau!!!! xDDDD BESOTEEEEEEEEEEEEEEEEEEES CANGREJOS!!! :*

    ResponderEliminar
  3. Nunca hubiese imaginado que las princesas Disney te dieran la razón... o al revés...

    Vamos, que hay que contagiarse de la alegría de estas fiestas y ¡¡a ver si empiezan a caer los artículos navideños!!

    Besos a todas

    ResponderEliminar
  4. Jo penso que també caldria fer un homenatge als mantes integrals, suscriptors crònics de l'escalfor de tant plaent efecte. Salut!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, mola el post, y geniales comentarios, XD.

    (scratch scratch...)

    Ah sí: y si luego le trazas una línea, ¿tienes una manta raya? (buff, este es del nivel de aquél de "si me miras a través de unas gafas y me ves borroso, ¿estoy "pa-tí-difuso"?"). Lo siento, no se me ha ocurrido nada mejor, tui-tui... XD

    ResponderEliminar
  6. Genial, l'article!

    Trobo a faltar els top-manta, sempre sensibles a decorar amb colors vius i formes diverses, l'avorrit color gris de les rajoles del terra de les ciutats.

    Bon any!

    Corc

    ResponderEliminar