miércoles, 30 de septiembre de 2009

El buen comer... ¡eco! ¿lógico?

Hace ya varios años que varias personas han tomado conciencia que los alimentos no tienen el aspecto que deberían, el olor que deberían, el tamaño que deberían, el sabor que deberían ni siquiera el precio que deberían.

La carrera agrícola/ganadera/pesquera por obtener piezas vendibles lo más grande y tantas como sea posible ha llevado en muchos casos a colocar en el mercado alimentos de calidad media. La población, conformista por naturaleza, se agolpa ansiosa por comprar haciendo distinciones entre los fabulosos productos de marca y los sencillos pero prácticos productos en marca blanca. Pero una minoría ha salido de su sopor mediático y ha comprendido el fallo en matrix. Eliminando los factores modernos, han creado un nuevo tipo de alimentos; los ecológicos.
Caracol saca cuerno, sube a la montaña.

Los alimentos ecológicos prescinden de buena parte de la química que se ha diseñado específicamente para su cultivo masivo. Lo que son las cosas, tantos avances para alimentar a un planeta superpoblado se dejan de lado en pro de una calidad de vida.


Que un tomate sepa a tomate y parezca un tomate.
El nuevo reto del sXXI.

Este movimiento, popularizado con la etiqueta de ecologismo y el lema "el puchero de la abuela", ha provocado la aparición de oportunistas. Como las granjas no productivas (subvencionémoslas), los intermediarios y un séquito de falsos entendidos que se llenan la boca con palabras de las que medio comprenden su significado.


¿Y ahora a qué llamamos productos ecológicos? ¿A los que han sido cultivados sin abonos químicos? ¿A los que crecen de semillas sin certificar? ¿A los que se escapan de la panacea transgénica? ¿A las reses engordadas artificialmente? ¿A los que no han sido tratados con pesticidas? ¿A los que llevan en la caja la etiqueta ecológica? ¿A la comida de verdad? ¿A la no sometida a un hipersueño en una cámara congeladora?


Alimentos especiales a un precio especial.
Así, además, parecen mejores.



Es posible que los alimentos ecológicos proporcionen una mejor calidad de vida. Al fin y al cabo estamos sometidos a ruidos que alteran nuestro sistema nervioso, radicales libres que envejecen, campos electromagnéticos que aumentan la posibilidad de un cáncer y una vida sedentaria. Eliminar uno de los factores que puede matarnos parece buena idea.


¡¡Buen provecho!!

13 comentarios:

  1. Jajajajaja, es una tema muy divertido. Todos apouestan por lo ecológico (en lo que sea), o así lo dicen, pero muchos no saben bien bien qué significa.

    A ver, que no hay que olvidar que los abonos químicos sacaron a buena parte del planeta de la hambruna (aunque hoy en día hay hambruna en un buen pedazo del planeta, por desgracia). Pero sí que es cierto que muchos alimentos no son como deberían ser, y si uno encuentra tomates de verdad, eso es como el que encuentra El Arca Perdida... Yo creo que si se combinara lo más natural posible (en cuanto a métodos e ingredientes) con lo ventajoso de la química, no estaría tan mal. Porque no creo que 100% químico o 100% natural sea la solución. En fin, es una humilde opinión...

    ResponderEliminar
  2. vaya kamechan se me adelantó!!! xD comer sano es bueno, yo no lo niego, lo malo es cuando se convierte en una obsesión, y la gente acaba pasando hambre por no encontrar mas tiendas en las que venden comida ecologica tipo Veritas... todo en su justa medida está bien ;D mmmmm que poco sarcastico me ha quedado este comment... si hasta parezco una persona seria... XD BESOTES!

    ResponderEliminar
  3. Muajajajajah, XD. Me adelanté, XD XD

    ResponderEliminar
  4. Mi perspectiva está algo distorsionada por vivir en un pueblo. Pero es tan fácil comer sano como irte a comprar al mercadillo o conocer al productor, en las grandes ciudades hay iniciativas en las que el agricultor directamente te lleva la fruta a casa. Es cuestión de mirar en el supermercado la fruta, que la gente compra sin mirar también.

    Supongo que es cuestión de mirar y de buscarse la vida, pero no hacerse un talibán de la comida ecológica, como todo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Querdelf!! Me gusta este post... Aunque confieso que no he respondido antes porque me cortaba el rollo el caracol, ¿por qué gustará tanto este animal?

    Viví en un pueblo y cuando fui a la ciudad comprendí que existía una diferencia en la comida, especialmente en la fruta, el jamón y los pollos, y es que las cosas en la ciudad se "ven" más bonitas y/o grandes pero saben y huelen muchísimo menos. Personalmente estoy de acuerdo con todo lo que se ha dicho. También decir que no me acaba de gustar que se encarezcan los productos de calidad, porque vengan en envases fashion. Prefiero la sencillez y que comer sano no sea un lujo, sino que esté al alcance de todos, es casi un derecho. En cuanto a lo de encontrar comida sana, no sé qué decir, sí están proliferando (al menos en mi ciudad) las frutarías de barrio y las carnicerías, pero no se llega todavía al nivel de donde vivía antes. Ains! Mi estómago y mi paladar tienen "añoralgia" :(

    ResponderEliminar
  6. De "fruta"--> "frutaría" :P

    Querdelf, supongo que estarás ocupado o tendrás otras prioridades, pero quería que supieras que esperé tu post y de nuevo, deseo que llegue el próximo. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja, con Querdelf hay que tener paciencia entre un post y el siguiente, XD. Pero valen la pena, al menos desde que yo sigo su blog, XD

    ResponderEliminar
  8. Dis-fruta la fruta... Me honra que quienes se han expresado hasta el momento no son fanáticos de las nuevas tendencias, al mismo tiempo que buscan comer lo auténtico.

    Nota sobre periodicidad: Normalmente escribo cuando tengo un tema en mente, aunque tarde un poco... ¡gracias por esperar!

    ResponderEliminar
  9. Bueno, te perdonamos que tardes tanto porque hay que reconocer que los post que cuelgas tienen su QUÉ... para chorripost ya toy yo!! Jajajajajaaa XD GUIRU!!!

    ResponderEliminar
  10. El martillo de Thor de hielo y fuego15 de octubre de 2009, 17:15

    Amigo Querdelf!
    Siempre haciéndote pasar por uno de “los malos”
    Después de los Palestinos, le toca el turno a los ecologistas y a los que se quejan de que el alimento al que tenemos acceso cada día se parece menos a los alimentos que comíamos de niños.
    Ya veo por donde vas: ¡Abajo la corrección política! ¡A reírse de los quejicas! ¡A ensalzar el “todo es como debe ser, todo va como tiene que ir”
    Nada nuevo bajo el sol…Antes que tú estuvo la bruja avería “¡viva el mal, viva el capital!”
    Así, mientras aplaudes los valores heroicos y técnico-militares del pueblo sionista, y la distancia te permite sonreírte al leer lo malvado de tus propios pensamientos, hay millones de personas en Gaza a las que una infección de orina les condena a morir en un check-point esperando dos días a que un adolescente con metralleta le permita cruzar la frontera (sic) para llegar a una farmacia. Divertido, ¿verdad?

    Y ahora le toca a los ecologista-plastas que se quejan de que la comida que compran es asquerosa. En lugar de adular-envidiar el incesante lucro de las distribuidoras de alimentos (¡Que buenos son esos haciendo dinero!), o asumir como lógico un mercado alimentario que reduce al mínimo la calidad de la alimentación en defensa del sacrosanto beneficio mercantil, estos hippies-pijos modernos, con rastas, perros y malabares quieren hacernos creer que la agricultura tradicional puede ser más sana, sabrosa y sostenible, pero que esto se consigue a base de que unos moderen sus beneficios en pro de un bien general…
    Exacto, los que quieren alimentos de mejor calidad son CO-MU-NIS-TAS

    Pues bueno, te dejo con tus particulares opiniones recordando una frase de una canción que hace casi 30 años escribió un visionario: “Come mierda y págala”

    ¿No me pediste comentarios en el blog?;P

    PD: En el mercadona he encontrado tomates con forma de tomate (irregulares, por favor!) y auténtico sabor a tomate. Increible. ¿El precio?, 4.50€/Kg (750 pelas) JUOJUOJUOJUOJUOJUO!!!!

    ¿Lo pillas?

    ResponderEliminar
  11. Jajajajajajajajaaa!!!! este comment es genial!!! XD

    ResponderEliminar
  12. El martillo de Thor de hielo y fuego tienes un estilo demoledor, aunque careces de la capacidad de análisis necesaria para leer entre líneas. Te recomiendo encarecidamente que vuelvas a leer el primer artículo (post, para ti) y luego releas los artículos que te parecieron tan horribles. Porque aunque tu estilo para la crítica esté depurado, te recuerdo que LA POTENCIA SIN CONTROL NO SIRVE DE NADA.

    El inmobilismo no es mi doctrina, como tampoco en principio la bruja avería, si bien acepto que soy demasiado joven como para acordarme de ella. Si tus convicciones políticas son las que dejas entrever, recuerda que la historia ha demostrado que el comunismo NO FUNCIONA. Y que aún hay gente dispuesta a hacer funcionar el mundo en la dirección correcta (algunos incluso aciertan el sentido).

    Me sabe mal que seas un defensor ferviente de las causas que no comprendes al completo y que alientes a los palestinos a echar a pedradas a los israelíes de su país, sólo por el hecho que no son capaces de crear un sistema económico que les de acceso a la tecnología moderna para las guerras. Igual de mal me sabe que metas en un mismo saco a un hippy de clase media o clase media-alta y a un okupa, lo que hace patente tu poco conocimiento sobre los estratos sociales y los problemas que aquejan a cada uno.

    Sin embargo celebro que encuentres tomates de buena calidad en tu tienda habitual. La ingeniería genética está mejorando y dentro de poco todo podría ser excelente.

    Los personajes anónimos no soleis visitar dos veces el mismo blog. Pero si lees mi respuesta, quédate tranquilo, porque si somos amigos tal como tu dices, puedes firmar con tu nombre habitual. Menos los insultos, suelo tomarmelo todo con deportividad. Incluso si no piensas como yo.

    Sic transit gloria mundi!

    ResponderEliminar
  13. Esta respuesta es aun mejor!!! jajajajajajaa! habrá réplica????? XD votas que si!! a ver si nuestro anónimo martillo de tohor de hielo y fuego se anima XD

    ResponderEliminar